Noticias Comunales

Una vez más San José

Como cada 19 de marzo, la Basílica de Flores fue visitada por una multitud que festejó el día del santo. Hubo procesión por las calles y la misa principal fue presidida por el monseñor Ernesto Giobando. También hubo un fuerte pronunciamiento contra el aborto.

Al grito de “¡Viva San José!”, una multitud realizó la peregrinación por las calles del barrio como cada 19 de marzo. En el día del santo los vecinos se acercaron a la Basílica de Flores desde temprano y para las 18.30 ya estaban listos para comenzar el recorrido con la primitiva imagen de San José. Una hora más tarde se realizó la misa principal que estuvo a cargo de monseñor Ernesto Giobando.

La solemne procesión comenzó en la entrada principal de la basílica y se trasladó hacia Rivera Indarte, para luego seguir en un recorrido circular por Ramón Falcón, Membrillar, Caracas, Yerbal, Bolivia y el regreso por avenida Rivadavia.

Agitando pañuelos, cantando y rezando, los peregrinos mostraron su devoción una vez más. Ya acercándose a la entrada del templo, los aplausos y la cantidad de gente empezó a aumentar cada vez más.

En ese emotivo marco, se tiró papel picado con los colores de la bandera argentina y el amarillo de la bandera vaticana.

Los efectivos del Regimiento de Patricios y los bomberos del Cuartel VII de Flores, junto con los colegios y grupos parroquiales de la zona, acompañaron la imagen del Patrono de la Iglesia Universal.

La parroquia tomó la decisión de que este año no se utilizaran fuegos artificiales como una forma de respeto “debido a lo difícil para todos en este tiempo”.

Sin embargo, la banda del Regimiento de Patricios le puso música al festejo e interpretó distintas canciones patrias, entre ellas el Himno Nacional. También el Coro Polifónico de la Basílica fue parte de la celebración.

Pasadas las 19.30 comenzó la misa solemne en honor a San José que estuvo a cargo del obispo auxiliar Giobando el cual se pronunció fuertemente contra el aborto: “Necesitamos a Dios, necesitamos a San José y como él necesitamos cuidar al niño, cuidar la vida, defender la vida como lo hizo San José”. Más tarde agregó: “No es una cuestión pasajera lo que estamos defendiendo, es una vida. Y no hay términos medios. Donde hay vida, hay dignidad y donde hay vida hay algo sagrado porque toda vida es sagrada”.

El obispo auxiliar fue crítico con la sociedad actual y manifestó que “estamos perdiendo la trascendencia de nuestros actos. Vamos viendo como la vida se va diluyendo. El valor de la vida se diluye, se licúa, y como nos enseña el Papa Francisco, se descarta. Es la sociedad de los descartables”.

Por último, fue enfático al decir “que esto no sea una cuestión religiosa, que esto sea algo de nuestra identidad como cristianos y como argentinos. Si la vida no interesa y si se despenaliza el aborto, más aún vamos a estar divididos los argentinos, más aún van a estar divididas nuestras familias, más aún van a estar divididos nuestros sentimientos más hondos por el respeto a la vida”.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba