Noticias Comunales

La Virgen de Luján tiene su lugar en el Bajo Flores

Durante el viernes 25 de mayo se realizó el festejo de los 208 años de la Revolución de Mayo en la Plaza de las Madres. La actividad contó con la participación de cientos de vecinos que se acercaron a acompañar la bendición e inauguración de la ermita de la Virgen de Luján.

El Grupo “Generaciones” abrió el evento poniendo la música, mientras que Marisa, “la callejera del Parque” movía a los bailarines en la soleada tarde patria, al ritmo de las banderas, escarapelas y la merienda para los participantes que circulaba por la plaza de Camilo Torres y Somellera.

Terminado los números musicales y de baile, al ritmo de los bombos ingresaron los miembros de la Parroquia San Saturnino y San Judas Tadeo con la figura de la virgen en sus manos.

Guido Veneziale, presidente del club Villa Miraflores, hizo uso de la palabra y sostuvo: “Esta es una plaza desde donde siempre hemos estado trabajando. Con el mástil que inauguramos hace 3 años o los árboles que plantamos junto con los vecinos. Es un lugar muy importante para el Bajo Flores, siempre referenciado por el monumento a la madre como principal sostén de las familias del Bajo Flores y hoy sumamos a la madre de todos nosotros que es la Virgen de Luján, la madre de nuestra Patria. A la que le pedimos que interceda ante Dios para que nuestros gobernantes hagan lo mejor para nuestra Argentina. Estamos viviendo momentos muy difíciles en el Bajo Flores y por eso le rezamos: para que no haya más hambre, para que haya justicia, para que todos los días tengamos una Argentina más justicia y más equitativa”.

Luego, leyó un fragmento del Evangelii Gaudium que el Papa Francisco le abre a toda la comunidad en el 2013 bajo el título “Algunos desafíos del mundo actual”. “No a una economía de la exclusión y la inequidad. Esa economía mata. Se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo que se puede usar y luego tirar. Con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive pues ya no se está abajo, en la periferia o sin poder, sino que ya se está fuera. Los excluidos no son explotados sino desechos, sobrantes”.

“Viva la patria, viva la virgen de Luján, viva el Bajo Flores”, gritó Guido para el festejo y aplauso de los presentes.

Por su parte, el Padre Carlos Javier Bouzón de la Parroquia San Saturnino y San Judas Tadeo bendijo a la ermita de la Virgen de Luján y brindó unas palabras: “Que ella nos traiga la paz, la justicia, la fraternidad, la generosidad y que nos enseñe a compartir como hermanos lo que tenemos”.

La jornada, organizada junto a la FM Bajo Flores, al Gimnasio Jesús Romero, a Fútbol Callejero, vecinos y vecinas, organizaciones políticas y sociales, culminó con el orgulloso canto del himno nacional argentino.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba