Noticias Porteñas

No nos van a prohibir

Los artistas callejeros se manifestaron frente a la legislatura porteña en contra de la reforma que prevé sancionarlos por “ruidos molestos”, entre otros puntos polémicos.

Fueron miles los artistas itinerantes que, durante las dos primeras semanas del mes de julio, se manifestaron frente a la Legislatura en contra de la modificación del Artículo 85 del Código Contravencional.

Se conoció públicamente que la reforma agregaría a la figura de “ruidos molestos” a aquellos que se originen en el espacio público y daría la posibilidad de realizar denuncias de forma anónima.

Este medio conversó con Matías Bregante, músico, comunicador popular e integrante del conjunto “Jamaicaderos”. Quisimos saber sobre la vaguedad en la utilización del concepto de ruidos molestos que se utilizaría en estos casos. Así, Matías, una voz experimentada en hacer arte en la calle por más de 10 años afirmó: “Ruidos molestos, es una  figura que a nuestro entender está mal aplicada en los términos del arte callejero. Las leyes vigentes aplicables tienen que ver con que los ruidos molestos no contribuyan a un prestación cunaria, es el término jurídico, que en realidad significa que vos no estés cobrando una entrada o obligando a alguien a ver tu espectáculo en la calle. Cosa que no sucede en la práctica. En realidad esta figura, según el análisis de abogados y abogadas está preparada para dirimir conflictos entre vecinos. Por ejemplo, cuando ciudadanos que están en sus viviendas comparten en el mismo territorio o manzana con algún espacio de índole privado, tipo un pub, un restaurante, boliche, un teatro, o centro cultural que, no tengan una buena acústica y generen ruidos molestos. O bien, que no hagan un uso debido de los horarios de descanso y que trabajen con volúmenes altos. En esto casos sí es aplicable. De por sí aplicarlo a lo artístico a la música es algo descabellado. La música nunca va a ser un ruido. Un ruido lo hace un motor de un colectivo. Sería una cuestión ideológica de mala aplicación”.

Matías también comentó que en algunos casos para sacar a los espectáculos de la calle se han utilizado a las fuerzas de seguridad como Prefectura Naval o Gendarmería, demostrando una clara persecución a las expresiones artísticas en el ámbito público.

La lucha y resistencia continúa y así lo expresó Bregante agregando otra información: “De modificarse dicha ley, las fuerzas de seguridad podrían actuar libremente sin siquiera existir un denunciante. También prevé desde multas hasta cárcel. La actividad de los artistas callejeros la tenemos al servicio de interpelar al transeúnte, y de la misma forma queremos contar lo que está pasando, denunciando, en nuestros propios espacios de trabajo, interviniendo la calle, y confluyendo los más diversos espacios artísticos”.

El proyecto fue presentado a principios de junio por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y actualmente está en tratamiento en la Comisión de Justicia.

A pesar de intentar acallar a los artistas, debemos remarcar que el libre acceso a la cultura es un derecho para los y las ciudadanas, y el arte en la calle también.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba