Noticias Comunales

A 56 años de la desaparición de Felipe Vallese en Flores

Su hijo realizó un homenaje en la puerta de la fábrica donde trabajaba Felipe, sita en Caracas 940, Flores.

Caracas 940. Barrio de Flores. Es el lugar donde funcionó la fábrica metalúrgica TEA S.R.L. en la que Felipe Vallese trabajaba y defendía los derechos de los obreros.Allí tuvo lugar un acto homenaje a 56 años de su secuestro y desaparición forzada el día 23 de agosto de 1962 a manos de las fuerzas del Estado. El primer desaparecido, lo llaman. No hay tumba para llorarlo.

Este jueves 23, su hijo Eduardo Felipe Luis Vallese realizó una vigilia y le llevó un ramo de flores al lugar de detención a las 23:15, horario en que fue detenido.

“Viví algo que no había vivido antes, haber caminado desde Gaona y Felipe Vallese, venir caminando como que yo era él, y lo sentía, y llegue hasta el árbol y me emocioné mucho porque sentía la presencia y el camino de él. Y la imagen de todos los que se arrimaron para golpearlo, secuestrarlo y llevárselo. Y lo pude sentir”, manifestó su hijo, visiblemente emocionado al contar este hecho.

“Estamos para eso, para llorar”. Compañeros de distintos gremios se acercaron para acompañar al hijo de Felipe Vallese, en esta nueva conmemoración de su figura. Hubo muchas referencias al momento actual y se señaló que “hoy más nunca” es necesario redoblar los esfuerzos para campear este presente de hostigamiento al campo popular.También se dijo en voz alta que en este días hay que “afrontar la realidad y pelearla y en el 2019 ganar nuevamente el poder. Hablar desde el corazón y de la emoción. Poner sobre la mesa la figura de Felipe Vallese como símbolo de la dignidad y la lucha de los trabajadores”.

Apelar a la memoria.

La historia

El 23 de agosto de 1962 Felipe Vallese salió de su casa de Flores a las once de la noche para ir a su trabajo de la empresa TEA SRL. Sus secuestradores lo esperaban en dos automóviles. Cuando Felipe los vio venir, se aferró a un árbol que se encontraba en la calle Canalejas al 1776 (hoy en su homenaje esa calle se llama Felipe Vallese), desde dónde lo arrancaron para meterlo a empujones en uno de los dos vehículos, y trasladarlo a la Comisaría 1° de San Martín, lugar dónde se lo torturó bajo la acusación de poseer propaganda peronista y para que declare sobre el paradero de su compañero de militancia Pocho Rearte.Felipe Nunca delató a su compañero y su silencio le significó ofrecer su propia vida ante semejantes torturas. A partir de ahí nunca más se tuvo noticia de él, y aunque su cuerpo jamás apareció, su muerte lo ha convertido en un símbolo de lucha por la dignidad de los trabajadores.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba