Noticias Comunales

“Nos decían Lechuguitas”

Cómo le da pelea la agrupación “Bartolina Sisa” a la problemática de la basura en zonas sensibles como la Villa 1-11-14. Seguí leyendo y enterate.

Desde la Manzana 13, Casa N°6, a pasitos de la Plaza de la Integración Latinoamericana, sobre Av. Perito Moreno y Riestra, las mujeres de la agrupación “Bartolina Sisa“, pertenecientes a la comunidad boliviana, educan ambientalmente a sus vecinos.

Desde hace cinco años elaboraron, estas mujeres elaboraron un plan progresivo que se puede resumir en tres pasos:

1- Un recorrido de concientización casa por casa. Verónica, una de las coordinadoras, le contaba a este medio que era una práctica común “botar” las bolsas de basura desde las ventanas. Primero entonces se trataba de convencer que no tirando basura a la calle se ayudaba a la madre tierra. Hubo resistencias, claro. Los vecinos se enojaban: ¿Cómo pensar en separar la basura sino había una retribución económica? A esto se le sumaban los desbordes de las cloacas cuando se tapaban los caños pluviales por obstrucción de los sumideros. Bien. Primer paso entonces. Trabajo hormiga.

2- Identificar los puntos críticos, es decir; los lugares donde se arrojaban residuos indiscriminadamente. Las mujeres de la Bartolina localizaron tres: sobre Perito Moreno, Varela y Parque Pirilo (Bonorino y Riestra). Una vez identificados solicitaban a las empresas privadas en las cuales los gobiernos depositan tantas esperanzas, en este caso Ashira Martin y Martin S.A. que aumentarán sus pasadas de recolección ya que sólo venían a las seis de la mañana y a la noche, y con eso no alcanzaba.

3- Una vez afianzada la concientización, constituirse en “masa crítica” y recolectar firmas para solicitar al gobierno porteño la colocación de las campanas verdes y negras que efectivizan la separación de residuos secos y húmedos. Y, paralelamente, recuperaron por cuenta propia un “punto verde” abandonado sobre la calle Bonorino y lograron trasladarlo a Perito Moreno y Riestra, cerca de la mirada “vigilante” del puesto de Gendarmería.

Después le hicieron una buena presentación y se encargaron junto a otros vecinos de la recepción de los reciclables, tanto cartón, vidrio y plástico como residuos electrónicos y aceite usado. El material posteriormente se lo comenzaron a entregar a cooperativas de la zona, menos el aceite usado que pasa a manos de una empresa privada.

Bien, estos son los tres pasos. A partir de este punto la agrupación genera actividades simbólicas y productivas como charlas sobre violencia de género, clases de manualidades, tejidos, billeteras tetra-packs y eco-juguetes. Además funciona un comedor en la misma manzana.

Si querés ampliar esta información podés encontrar este entusiasmo ambiental en la página de la red social en Facebook https://www.facebook. com/bartolina.sisa.31

Informe: Silvio Florio.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba