Noticias Comunales

“Nuestra misión es trabajar por la integración social de los sectores más vulnerables”

Mensajeros de la Paz es una organización que se encuentra en el país desde 2001 y que realiza parte de sus tareas en la Comuna 7. Ana Uzinka relata el  trabajo que hacen.

La Comuna 7: ¿De qué se trata Mensajeros de la Paz y qué es lo que hacen?

Ana Uzinka: Mensajeros de la Paz es una ONG de origen español, laica, que fue fundada en el año 1962 por el Padre Ángel García Rodríguez. En Argentina, nosotros empezamos desde finales de 2001. El surgimiento de la ONG aquí fue en el contexto de la plena crisis que se vivió en ese año. La crisis económico-político-social fue muy grave y en ese momento la gente de España envía una especie de ayuda humanitaria para poder ayudar a las personas que estaban pasando por un momento bastante complicado. Se mandaron aproximadamente 380 toneladas de alimentos no perecederos, medicamentos, provisiones de primera necesidad como para poder contener un poco lo que estaba ocurriendo en ese momento histórico nuestro. A partir de ese año, Mensajeros de la Paz se constituye en una asociación civil visualizando que el objetivo como organización tenía que ser claramente orientado al desarrollo y a poder satisfacer necesidades básicas. Fue así que se comenzaron a facilitar herramientas de integración social que les permitan a los destinatarios de nuestros programas y proyectos ser protagonistas de su propia vida. En este sentido, hoy en día nuestra misión es trabajar por la integración social de los sectores más vulnerables de la sociedad a lo largo de todo el ciclo de la vida, desde la niñez hasta la adultez. Por eso, los destinatarios y destinatarias de nuestros diferentes programas y proyectos son niños, niñas, adolescentes y adultos mayores. Toda esta labor orientada a la integración social de personas en situación de vulnerabilidad social se concreta a través de la implementación de proyectos de atención integral que están orientados íntegramente a la promoción, restitución y ejercicio pleno de los derechos. Muchas veces, las personas que pueden estar pasando por una situación de vulnerabilidad social tienen sus derechos humanos esenciales vulnerados, entonces, desde los proyectos y programas de Mensajeros, de manera interdisciplinaria, tratamos de revertir esa situación para que estos niños, niñas, adolescentes y adultos mayores puedan llevar una vida digna.

LC7: ¿Cómo son los programas y en qué zonas trabajan?

AU: Nosotros tenemos varios ejes programáticos. Son cuatro. Tenemos el programa de Protección y Restitución de Derechos, el Programa de Fortalecimiento Comunitario, el Programa de Liderazgo para el Cambio y la Transformación Social y el Programa de Promoción y Difusión de Derechos. Estos programas son los cuatro paraguas o guías de trabajo bajo los cuales se encuentran diferentes proyectos. Estamos, principalmente, en Ciudad de Buenos Aires y en Gran Buenos Aires. En Ciudad de Buenos Aires tenemos dos de los centros del Programa de Fortalecimiento Educativo, que es uno de los programas más importantes que tenemos, estamos en Barrio 31, Bajo Flores, y en el partido de Tres de Febrero, en Villa Bosch, y en Derqui. Acabamos de abrir hace un mes y medio una cuarta sede de este programa. También, estamos en Adrogué, Longchamps, con los hogares de niñas y de bebés, en Ciudadela se encuentra el hogar para adultos mayores San José. También tenemos un proyecto vinculado con adultos mayores, que es un Club de Día que está en el barrio de Flores.

LC7: ¿De qué se trata el trabajo este Club de Día?

AU: El Club de Día, que está en la calle Culpina 1021, es un espacio comunitario de atención diurna que funciona de 9 a 17 y que está destinado a adultos o adultas mayores que se encuentran en situación de aislamiento, soledad o algún otro tipo de vulneración social. El fin de este proyecto, a diferencia de lo que podría ser un club de jubilados, es actuar como un motivador para generar por sobre todas las cosas el bienestar personal y un mejoramiento de la calidad de vida de quienes van al club, tratando de mantener e incrementar las redes de estas personas que asisten. Por día son sesenta personas que participan de actividades que promueven y estimulan el envejecimiento activo. El concepto de envejecimiento activo es clave y es transversal a nuestros proyectos de adultos mayores porque creemos que no es que uno o una llega a la tercera edad y se termina todo, creemos que una persona que ya pasó los sesenta años sigue teniendo las mismas posibilidades de poder hacer algo lindo con su vida y en el club ellos pueden realizar actividades de todo tipo: lúdicas, vinculadas con la música, con los juegos, se realizan talleres de memoria, y también durante la estadía ellos pueden aprovechar o pueden ser parte de un plan nutricional que va acorde a sus necesidades. En ese sentido, dentro del club, cuya directora es María Eugenia Willemns, nosotros lo que hacemos es tratar de que tengan un marco de contención y colaborar con los casos que son más especiales, en el sentido de que son personas que viven solas, o que no tienen familia o que si la tienen por alguna razón han perdido contacto, entonces, junto a los trabajadores y trabajadoras sociales que forman parte del proyecto tratamos de reconectar esos lazos de amistad que se han perdido por razones varias de la vida para que junto con todo esto que están realizando dentro del proyecto puedan también volver a generar lazos con la comunidad y lazos familiares. Es como un trabajo bastante holístico y muy integral en ese sentido. No es como que vienen, se quedan un rato y se van y no sabemos más nada de ellos. Hay una pareja que se armó en uno de estos espacios, por ejemplo. Son espacios para generar vínculos afectivos, sociales, de amistad valiosos. Un poco la razón de ser de Mensajeros es amparar a los adultos mayores que están en soledad.

LC7: ¿Y el trabajo en el Bajo Flores?

AU: El Programa de Fortalecimiento Educativo está en la 1-11-14 puntualmente. Creemos que a través de la educación se puede revertir justamente la situación de vulnerabilidad social, que los pibes y las pibas estén dentro de la escuela es importantísimo. Entonces, este programa, beneficia a 300 niños y niñas entre 6 y 17 años. En sí, el programa se trata de mejorar la trayectoria educativa, fortalecer los procesos de aprendizaje de los chicos y las chicas, colaborar con la disminución de los niveles de repitencia, el abandono o bien lo que se llama la sobreedad escolar. Entonces, en este sentido la propuesta educativa viene dada desde un enfoque sistemático que tiene como fin tener objetivos claros y legibles a lo largo del tiempo. Basando el laburo en lo que son los estándares de aprendizaje a partir de los contenidos centrales que la escuela como dispositivo tiene que enseñar. Todo esto lo dividimos en dos áreas, en lo que sería comprensión oral y escrita, lo que sería ciencias del lenguaje o lengua, por un lado, y por el otro lado, pensamiento lógico-matemático. Son las dos áreas fuertes que trabajamos. La idea es que los chicos y chicas sientan que el programa es un espacio de contención porque no solamente van los pibes y las pibas cuando salen de la escuela, sino que también hay una relación con los papás y las mamás, donde se atienden y se escuchan cuáles son las problemáticas familiares y se trata de tener esta mirada holística.

LC7: Contanos sobre la cena que van a tener el próximo 2 de octubre.

AU: Es una cena anual de recaudación de fondos. Es la segunda que realiza Mensajeros de la Paz. Esta cena tiene como fin recaudar fondos que van a ser destinados a la continuidad o el desarrollo de centros comunitarios que tenemos en Longchamps. Este centro comunitario ya funciona como un programa de acompañamiento familiar, los destinatarios de este programa son los niños, niñas y adolescentes que están en el barrio Los Álamos, que es un asentamiento en el que viven alrededor de 15 mil personas, el 70 por ciento son niños, niñas y adolescentes. Lo que se recaude va a estar destinado a potenciar el centro para poder llegar a más chicos y sus familias, abarcando de esta manera todo el ciclo de la vida. Va a ser conducido por Gabriela Sobrado y Juani Martínez, va a estar la Bomba de Tiempo haciendo una actividad interactiva y va a ser el martes 2 de octubre en el Hipódromo de Palermo a las 20, bajo el lema de “Sigamos Ayudando, sigamos transformando”.

Para comprar entradas: www.mensajerosdelapaz.org.ar/cena

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba