Noticias Comunales

200 años educando en la comuna

La Escuela Museo de Bellas Artes “General Justo José de Urquiza” cumple dos siglos de historia. Andrea Ferreri, su directora, nos cuenta sobre su pasado y sobre la labor que realizan en la actualidad en el barrio de Flores.

La Comuna 7: ¿Cuál es la orientación de esta escuela?

Andrea Ferreri: Esta es una escuela intensificada en arte, lo que significa que los chicos tienen más horas y materias curriculares diferentes. Tienen todos los días 45 minutos más de clase que el resto de las escuelas de jornada completa comunes. Tienen teatro desde primer grado, danzas y tienen medios audiovisuales en sexto y séptimo grado. Todo esto implica que los chicos tengan un desarrollo integral más amplio por el hecho de que puedan desarrollar sus actividades histriónicas arriba de un escenario. Eso los posiciona con más herramientas al aprendizaje. Hay una diferencia en relación a la oralidad de los niños, a la expresión corporal. Después, esta es la escuela más antigua de la Ciudad de Buenos Aires. Fue abierta en el año 1818 por el Cabildo y fue escuela itinerante. La sede no estuvo siempre acá. Se trasladó a este lugar (Yerbal 2370) recién en 1895. Durante un tiempo estuvo cerrada y se volvió a abrir en 1853, luego de que perdiera Rosas, por eso se llama Urquiza, porque él la reabrió. Acá hay obras importantes de (Benito) Quinquela Martín, de (Guillermo) Roux, de (Raúl) Soldi, (Luis) Perlotti, entre las más reconocidas. Son obras que fueron entregando a modo de donación familias que vivían en la zona. La escuela fue declarada Museo de Bellas Artes en 1963.

LC7: ¿Qué tienen pensado hacer para festejar el bicentenario de la escuela?

AF: Se toma como creación de la escuela en 1818, por eso nos lanzamos a festejar el bicentenario, con todo lo que eso implica. Todas las escuelas festejamos una vez al año el acto del patrono y se celebra más en los aniversarios específicos. Estamos preparando un acto importante porque al ser intensificada en arte es como que la impronta tiene que ser distinta. La idea es trabajar en un proyecto sobre identidad. Identidad no entendida como identidad del barrio o de la escuela, sino la identidad como un concepto más profundo, en su matriz filosófica y psicológica: cómo los chicos construyen su propia identidad, sea a partir de las migraciones, de su interacción con el otro, de sus vínculos familiares. Es abordar la identidad mirada desde distintos ángulos. Salimos de la identidad de la escuela y de la identidad del barrio para ver cómo los niños en el devenir, en la interacción, en las historias van conformando y armando su identidad.

LC7: ¿Qué opinás de la situación actual de la educación pública?

AF: Siempre trato de rescatar la función que tiene la escuela pública y todo lo que hacemos. Se trabaja mucho y bien. Hay que rescatar el valor de la escuela pública para la democratización de la sociedad, por lo niveladora e igualadora de oportunidades que es. Hay una necesidad de fortalecer la educación pública, de cuidarla, de quererla y de ponerla en el lugar que se merece porque está un poco maltratada. Por ejemplo, nosotros teníamos un subsidio por la intensificación en arte y por el museo y este año no nos llegó. La escuela pública es un bastión y es una de las instituciones que hoy por hoy más escuchan a las familias. Los papás no tienen otros lugares a donde pedir o ser escuchados, donde ser contenidos, donde buscar respuestas. Como institución sigue siendo sostenida por los maestros.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba