Noticias Comunales

Cada juguete es una historia

Demián Ventura es coleccionista de juguetes y piensa instalar en Parque Chacabuco un museo sin fines de lucro para divertir y educar. Su obsesión son los juguetes creados alrededor de “Superman”.

Buenos Aires en enero se convierte en una ciudad casi desértica. Muchos le huyen al calor de esta época del año y en Parque Chacabuco no se mueve ni una hoja. En una esquina se ven algunos vecinos con camisas desabrochadas, con la panza al aire, refrescándose con unas cervezas heladas. Llegamos a la calle Picheuta a la hora de la siesta a visitar a Demián Ventura, en lo será próximamente un museo de juguetes antiguos.

Aún faltan detalles para habilitarlo, la burocracia estatal se lo impide. Él tiene 39 años y vive con su familia en Lanús. Pero su afán por la colección de juguetes antiguos lo llevó a conseguir un espacio como éste. En su casa ya no entraban más. Los objetos acumulados denotan una búsqueda casi obsesiva y, si bien quiere mostrar una historia del juguete en 1940-1990, se destaca la gran colección del archiconocido personaje “Superman”.

RECORRIDO PERSONAL

Demián es un artista plástico recibido en “La Belgrano” y su trabajo es restaurar obras de arte para conservar sus condiciones originales. Pero aquí los coleccionistas de arte son los protagonistas y así se explica la idea del museo del juguete. “La museología fue poder unir profesiones y hacer todo lo que me gusta”, manifestó Demián y agregó: “La idea de ir reformando el local y abrir el museo se me ocurrió hace 3 años. Colecciono juguetes hace 20 y desde siempre me gustaron. De chico por supuesto jugaba, pero me gustaba conservarlos.  Incluso hay muchas piezas de acá que eran mías de cuando era chico. Creo que conservar un juguete es dar un testimonio de la historia”. Durante esta conversación  además comentó que los primeros juguetes que empezó a coleccionar no eran los de su época y que le interesan mucho aquellos que son de industria nacional, aquellos de “matriz argentina”. “El recorrido que va a tener este museo tiene este sentido, pasando por la historia del juguete. Centrando más el foco en la década del 80’ y del 90’, que son los épocas que a mí más me marcaron”, completó el artista.

ANÉCDOTA INOLVIDABLE

Ventura con mucho entusiasmo contó la historia que está por detrás del nombre que llevará este museo en Parque Chacabuco: “Superbatuque”. “Batuque era el nombre de un perro que tenía de chico. Jugaba siempre con ese perro de industria nacional, pero un día no lo tuve más. Hace tres años, paseando por San Telmo en búsqueda de juguetes, me crucé con Adrián, un amigo que vende y tiene un negocio. ¡Y mi perro, el que yo tenía, apareció ahí! En algún momento de la adolescencia se lo había regalado a una novia.  Incluso, muchos  años después, la encontré por Facebook y le pregunté si todavía lo tenía (se ríe a carcajadas). Cuando lo encontré lo reconocí porque tenía unos golpes y de chico le pegaba con un martillito en el lomo. Cuando le dije a Adrián que el perro era mío, me contestó ‘entonces llévatelo’ y jamás me lo cobró”. Son las vueltas de la vida. Luego Demián aclaró que lo de “Super” viene porque el primer juguete que le regaló su mamá fue un muñeco de “Superman” de goma, de la marca “Rayito de Sol”, y que fue un juguete que lo acompañó mucho tiempo en su vida. Además, su fecha de nacimiento coincide con la fecha de estreno de la primera película en el país del conocido superhéroe. “Batuque además quiere decir “desorden” en lunfardo, entonces sería un “súper desorden” también. El coleccionista mencionó que no es un fanático de “Superman” en sí mismo, sino de los juguetes creados alrededor del personaje. Se podría decir que entre los coleccionistas del país, Ventura se encuentra entre los que tienen más muñecos y otros juguetes del personaje de los súper poderes y la criptonita. “Debo tener unos 600 superman”, dice con orgullo.

DIFERENTES COLECCIONISTAS

El artista plástico y museólogo asimismo practica lo que en Estados Unidos se conoce como “custom”, es decir; tomar un muñeco cualquiera y transformarlo en otra cosa y/o en otro personaje, tal como suele verse en las películas con efectos especiales. Así inventó algunos personajes de “Titanes en el Ring”; el “Yoda” y el “Darth Vader” de Star Wars de la colección. En este sentido Ventura relató que “el coleccionista de los 80 permite este tipo de personajes en su colección, porque no salieron los muñecos que esperaba que salieran. El coleccionista clásico, más de los años 50, no permite los custom sino solo permite las piezas u objetos originales. Algunos ortodoxos, si se conservan en las cajas, mejor”.

EL MUSEO ESTÁ POR SER

Todo se pudo observar se viene haciendo de a poco, “a pulmón” como se dice. “No quiero hacer un museo privado, quiero un lugar que se pueda visitar sin pagar entrada, porque generalmente los museos son entidades sin fines de lucro. Quiero que sea declarado de interés cultural, así quizás sea la mejor forma de abrirlo. Creo que un museo además de ser un espacio de ocio, está para educar.  A quien lo visite, quiero contarle la historia del juguete. O que pueda ver una película de los superhéroes en un proyector. Estoy a la expectativa de la correcta habilitación”, aseguró.

 SUS PRINCIPALES TRABAJOS

Coordinó la retrospectiva del pintor Alfredo Lazzari en el  año 2002. En el 2006, colaboró en el relevamiento técnico y conservación de la obra de Raúl Soldi  en la Parroquia Santa Ana de Glew. En el año 2007, junto al gobierno de España en el “Ayuntamiento de Colmenar de Oreja”, colaboró en la conservación y restauración de las obras del pintor Ulpiano Checa. Restauró gran parte de la obra de Antonio Berni en el Museo MALBA.  Como pintor, en el año 2015, fue seleccionado por la Organización “18 J”  para realizar  una obra del ex presidente Néstor Kirchner, que luego fue entregada a la ex presidenta Cristina Fernández. En ese mismo año además realizó dos obras artísticas para ser obsequiadas al Papa Francisco, que se encuentran emplazadas actualmente en la Sede del Vaticano.

EL SATELITO

En su colección detectamos a un pequeño marcianito que llama mucho la atención. “Este muñeco se llama ‘el Satelito’ y es un personaje creado por Oscar Isasa en la década del 70. Esta pieza es bastante complicada de conseguir. Como profesor tuve de estudiante a la nieta de este dibujante y cuando supo de mi pasión por los juguetes me trajo un banderín de regalo y el muñeco para exponer en el museo”.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba