Noticias Comunales

A 25 años de la Masacre de Flores

En la Plaza Simón Bolívar se descubrió una placa en conmemoración al hecho. Matías Bagnato, sobreviviente de la tragedia, sigue pidiendo que el asesino continúe preso.

La Masacre de Flores ocurrió el 17 de febrero de 1994. Ese día la casa de la familia Bagnato, en la calle Baldomero Fernández Moreno 1906, fue incendiada por Fructuoso Álvarez González, quien le reclamaba una supuesta deuda al padre de la familia.

En el hecho murieron José Bagnato (42), su esposa Alicia Plaza (40), dos de sus hijos Fernando (14) y Alejandro (9) y Nicolás Borda (11), amigo de uno de los niños que se había quedado a dormir esa noche.

Matías Bagnato fue el único sobreviviente aquella noche.

25 años después, en la Plaza Simón Bolívar de Baldomero Fernández Moreno y Dávila, se descubrió una placa en referencia al hecho. En el acto estuvieron presentes el mismo Bagnato quien fue acompañado por familiares de víctimas de diferentes hechos de inseguridad y tragedias como Carolina Píparo, actual diputada bonaerense, Viviam Perrone, miembro de Madres del Dolor, María Luján Rey, madre de Lucas, fallecido en la Tragedia de Once, y distintos funcionarios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Bagnato fue el único sobreviviente del hecho y Álvarez González, hoy de 56 años, fue condenado a perpetua por los homicidios en 1995 pero en 2004 fue extraditado por tener ciudadanía española.

En el país ibérico lo liberaron y fue recapturado en Argentina en el 2011 luego de amenazar de muerte a Bagnato.

El año pasado los jueces Gustavo Bruzzone, Luis García y Luis Niño confirmaron la sentencia y obligaron a que Álvarez González cumpla su condena en la Argentina.

El lugar elegido para la conmemoración fue esa plaza porque «a ese lugar iba con mis papás y con mis hermanos a pasear a mis perros, es el lugar donde tengo los recuerdos más lindos», expresó Bagnato en el acto.

«Más allá de los años, para mí todos los días son lo mismo. Desde ese 17 de febrero no hay día que no sienta la ausencia de mi familia», remarcó la víctima, quien además agregó que «nunca puedo terminar de cerrar el capítulo» por la cantidad de veces que solicitó la libertad anticipada el condenado y criticó a la Justicia por permitir que cada seis meses se pueda pedir este beneficio.

«Mi vida se transforma cada vez que pasa esto», sentenció.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba