Noticias Porteñas

Represión en aumento

En un año de elecciones, la protestas sociales en las calles porteñas continúan y la represión policial ha aumentado. Dos hechos en una semana, y una reflexión necesaria en estos tiempos nuevos.

En el transcurso de menos de una semana se vivieron dos hechos puntuales de represión por parte de la Policía de la Ciudad. Uno de ellos fue en el “Verdurazo”, el viernes 15 de febrero. Cuando integrantes de la UTT (Unión de Trabajadores de La Tierra) intentaron vender su verduras, en cercanías de la estación de trenes Constitución, como lo vienen haciendo hace un tiempo, y que hemos reflejado en este medio. Según las autoridades del gobierno porteño, este tipo de venta en la calle no contaba con la autorización correspondiente. La respuesta no incluyó ningún tipo de diálogo y la represión fue directa. Hubo detenidos. Las cruentas imágenes se viralizaron rápidamente por medios alternativos y redes sociales. Tristes imágenes.

El miércoles 20 de febrero se realizó un “Cuadernazo” frente al Congreso de la Nación. Allí, trabajadores de la Cooperativa Imprenta Madygraf (ex Donnelley) se encontraban entregando de forma gratuita cuadernos, para denunciar que hubo irregularidades por parte del Ministerio de Educación en una licitación a la que se había presentado. Y allí también se hicieron presentes reporteros gráficos para cubrir la protesta. Y otra vez la represión y detención de dos de ellos,  Bernardino Avila del diario Página 12, y Juan Pablo Barrientos de Revista Cítrica. Sumándose a la lista de otros detenidos, Roberto Torres, trabajador de la imprenta, y Quimey Miguez, militante social. Ese pibe flaco y alto, al que todos pudimos observar en sucesivas imágenes mediáticas tirándose encima y defendiéndolo para que no se lo lleven, al fotógrafo Avila.

Sin dudas, una respuesta represiva a la protesta social que va en aumento, casi a diario, y que no se debería “naturalizar”. Más allá de la solidaridad con los trabajadores reprimidos, y el repudio a todo tipo de represión, nos parece interesante y queremos compartir la reflexión del Defensor Adjunto del Pueblo de la Ciudad, Gabriel Fuks.

Sobre los hechos acontecidos refirió: “Estamos viendo una distorsión en el uso de la fuerza por parte de los efectivos policiales”. Además, declaró  que “esta distorsión en el uso de la fuerza por parte de la Policía de la Ciudad está vinculada a mostrar una cierta dureza, más en sintonía con el Ministerio de Seguridad de la Nación, que a resolver los problemas reales en la calle”.

Recordemos que Gabriel Fuks durante su mandato legislativo propuso mediante un proyecto de ley la necesidad de crear un protocolo especial que resguarde a los trabajadores de prensa durante las movilizaciones. Sin embargo, “hasta el momento no fue tratado, ni el Gobierno de la Ciudad dio una respuesta al respecto”, destacó el propio Fuks.

El proyecto de ley decía que “es obligatorio para todo el personal policial interviniente en manifestaciones públicas portar una identificación clara que pueda advertirse a simple vista en los uniformes correspondientes”.

En cuanto al trabajo de coberturas de prensa en la calle dijo: “El personal policial interviniente debe respetar, proteger y garantizar la actividad periodística. Los periodistas, invocando su sola condición, incluyendo pero no limitándose a reporteros gráficos o camarógrafos no podrán ser molestados, detenidos, trasladados. No podrá ser secuestrado ninguno de sus materiales de trabajo y registro, en todos sus soportes, o cualquier otra restricción de sus derechos por el sólo hecho de estar ejerciendo su profesión durante la realización de manifestaciones públicas. Asimismo, los efectivos policiales deben abstenerse de realizar acciones que impidan el registro de imágenes o la obtención de testimonios en esas circunstancias”.

Fotografía: Marcelo Scoppa – Enfoque Rojo.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba