Noticias Comunales

A pesar de la polémica, la ciclovía de Centenera funciona

Los vecinos y comerciantes se opusieron a la bicisenda e intentaron evitar su construcción debido al perjuicio que provoca a una zona comercial. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad impuso su instalación.

Desde principios de febrero, la construcción de la ciclovía en la Av. Del Barco Centenera, entre Salas y Asamblea, generó malestar entre vecinos y comerciantes de la zona.

Es que si bien se beneficia a los ciclistas con los carriles exclusivos, para vecinos y comerciantes es perjudicial porque se impide a los clientes encontrar estacionamiento, se dificulta la carga y descarga de mercadería y aumentan los problemas para el tránsito por el hecho de hacer más angosta una calle tan transitada.

A pesar de las objeciones, el gobierno porteño impuso la misma ya que la considera fundamental para conectar al sur con el centro y el norte de la Ciudad de Buenos Aires.

Carlos Sisca, comerciante de la zona desde hace 42 años, comentó que “nosotros no teníamos ni noticia. Lo único que vimos fueron las máquinas que empezaron a trabajar” y agregó que “ni bien nos dimos cuenta de lo que pasaba cortamos la calle porque nos parecía que en una cuadra que tiene 30 negocios, dos supermercados, dos líneas de colectivo, dos bancos y entre 12 y 15 camiones que descargan por día a los negocios de la cuadra, no era conveniente una bicisenda”.

A su vez, los vecinos pidieron que la ciclovía fuera trasladada hacia una calle de menor tránsito vehicular, como por ejemplo, Cachimayo.

Sin embargo, la propuesta fue rechazada totalmente. “Planteamos como una opción la calle Cachimayo porque no tiene comercios, no tiene colectivos pero dijeron que en Cachimayo no era posible porque tenía estacionamiento a la izquierda y no se lo podían quitar, cosa que no es real porque Picheuta también lo tenía y se lo quitaron”, explicó Sisca, quien remarcó que “decidieron que la van a hacer pase lo que pase. Va a ser malo para los negocios porque nosotros trabajamos con la gente que viene, para diez minutos y se va”.

Por su parte, Raúl Grinberg, de la Asociación de Comerciantes Unificados y quien tiene un comercio sobre la avenida hace 67 años, expresó que “fue una decisión que nos tomó por sorpresa. Tuvimos dos reuniones en la Subsecretaría de Transporte pero no dieron resultado. Colocar una ciclovía va a impedir la circulación normal de los vehículos y que la gente pueda estacionar aunque sea 15 minutos”.

También, Grinberg señaló que “fue indeclinable la decisión de parte del Gobierno. Nosotros desde la asociación fuimos a ver si se podía gestionar algo pero no hubo caso. Se perdieron ventas”.

La Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Vecinos de Parque Chacabuco también se manifestó con respecto a la medida. Nair Sosa, su presidenta, destacó que “como Cámara estuvimos apoyando a los comerciantes de la calle Centenera por el tema de la bicisenda que los afecta directamente. Presentamos una nota y estuvimos charlando con los vecinos” pero no se logró llegar a un consenso con las autoridades.

La ciclovía realizada por la Secretaría de Transporte de la Ciudad se extiende a lo largo de 9 cuadras y tiene como fin conectar a Parque Chacabuco con la zona céntrica de la Ciudad.

Paula Bisiau de la Subsecretaría de Movilidad Sustentable y Segura, remarcó que en lugar de perjudicar a los comercios, este tipo de carriles exclusivos permiten que aumente el caudal de gente que se acerca a la zona y entra a los locales.

Últimas Noticias

Arriba