Noticias Comunales

Un abrazo a la escuela y una posible solución

Es problemática la presencia de ratas en la escuela «Sourigues» de Aranguren al 2400, tanto que el miércoles pasado hubo un abrazo simbólico desde la comunidad educativa acompañada por padres, madres y algunos gremios docentes. 

«Comunidad educativa en peligro» decía la leyenda de un cartel pegado en la puerta de la escuela, junto a un dibujo de una rata sentada y enorme.

Una síntesis perfecta de los hechos y una buena forma de comunicar lo que están viviendo en la «Sourigues».

Aplausos sostenidos, cánticos creados por los propios alumnos más peques, carteles  y un abrazo simbólico sirvieron para realizar una gesto en forma de protesta abrazando a la institución educativa plagada de ratas.

Los vehículos que transitaban por la esquina de la escuela, al ver el reclamo, se solidarizaban con bocinazos.

Comentaron que la gota que colmó el vaso fue la lastimadura provocada por un roedor a un trabajador auxiliar de la escuela.

Fue así que la comunidad educativa no soportó más estar tantos días viviendo una situación de real peligro. Y decidieron organizarse aún más. Llamaron a varios medios de comunicación y «agitaron» desde la legislatura.

El miércoles habían tomado la decisión de suspender las clases hasta encontrar una solución definitiva. Pero el reclamo al parecer tuvo sus frutos. El lunes podría llegar una solución: desratizar la escuela en su totalidad.

Estuvimos recogiendo algunos testimonios para saber que opinaban algunas madres de alumnos y alumnas, voces protagonistas y afectadas.

Belén Ehuletche al respecto dijo: «La situación nos desbordó. Desde fuera de la escuela fuimos tolerantes de los procesos que nos iban marcando desde la conducción, las notas que se habían presentado, Defensoría del Pueblo, etc. Pero la respuesta no llegaba. Nuestros niños estaban ahí y estaban conviviendo con roedores sabiendo los peligros que eso conlleva. Paradójicamente cuando encontramos un canal de diálogo con los legisladores, una instancia muy importante para nosotros, ese mismo día mientras un grupo de mamá estábamos exponiendo la problemática en la Legislatura, a un auxiliar lo lastimó una rata. Ese fue el punto el límite, y al que no queríamos llegar, entonces salimos a la calle».

Belén también expresó su sensación: «Sentimos un poco de alegría y también decepción con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Tuvimos que perder horas de trabajo y de estar en nuestras casas para estar parados en la escuela reclamando, y llamar a los medios para que esto salga a la luz».

Además se animó a denunciar: «Nos enteramos que el gobierno pone la plata en otro lado. Se gastaron tres millones de dólares en una plataforma online para que los chicos del segundo ciclo estudien inglés. Se compró en Israel, y no está funcionando, según dicen los mimos docente de inglés».

«También, detrás de todo esto hay un negocio inmobiliario que tiene que ver con el nuevo código urbanístico que se modificó, y que permitió que desde Avellaneda hacia el norte se permitan construcciones altas que antes no estaban habilitadas. Entonces hay mucho movimiento de suelo, obras nuevas, tres o cuatra por cada manzana y en los alrededores de la escuela. Todo esto genera una incógnita que nos planteamos los padres, que es que pasa que se invierte tanto en obras privadas, y no se invierte para que haya un control de plagas o en recursos para la educación y que sirvan para la comunidad».

Por otro lado, Cecilia, otra mamá, fué más allá y aseveró: «La desidia y el abandono son delitos de ‘Lesa Patria’. Y este Gobierno de la Ciudad, en la Provincia y en la Nación están provocando el mayor daño social político y económico del que se tenga memoria».

Mientras tanto, se aguarda a este lunes con mucha expectativa, y que la solución llegue de una vez por todas.

 

 

Últimas Noticias

Arriba