Noticias Porteñas

Estudios revelaron más asbesto

Se detectó el material cancerígeno en coches utilizados hasta febrero de este año en la Línea B de subte. Desde SBASE informaron que los componentes estuvieron “fuera del alcance de los pasajeros”.

Los estudios realizados a las muestras de los coches de la flota Mitsubishi y CAF 5000 dieron como resultado que las mismas tienen “abundantes fibras de crisotilo en su composición”, una sustancia que es cancerígena, según informó la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP).

Estas formaciones fueron parte y estuvieron en servicio en la Línea B hasta febrero de este año.

El partido político GEN, a través del legislador porteño Sergio Abrevaya, solicitó un pedido de informes sobre la situación.

Por su parte, Francisco Ledesma, Secretario de Salud Laboral de AGTSyP, expresó que las sustancias encontradas se encuentran “en el 80 por ciento de los coches estudiados” y reclamó que pidieron conformar un “área segura” para poder trabajar en los talleres pero que la empresa “no hizo nada”.

A su vez, desde el gremio de los empleados del subte presentaron una Propuesta de Procedimiento Preventivo, que consta de un manual que indica cómo trabajar con piezas contaminadas.

Abrevaya, por su parte, explicó que en su pedido de informes buscará saber la cantidad de trenes que funcionan actualmente, si se van a reemplazar las formaciones contaminadas, cuál sería el número mínimo de formaciones para que funcione el servicio, si existe un plan para los trabajadores de subterráneos para un eventual reemplazo de las unidades y si hay un plan para realizar un estudio sobre las piezas contaminadas.

La preocupación por el servicio deriva de la denuncia realizada por AGTSyP, quien remarcó que sólo 17 de las 27 formaciones de la línea B se encuentran en funcionamiento, debido a la detección de asbesto en las diez formaciones sin uso.

Esto pone en serias dificultades la ejecución del servicio, ya que se considera que el número mínimo para que funcione la línea es de 15 formaciones.

Por su parte, desde la empresa Metrovías aseguran que se tomaron las medidas necesarias para prevenir a los trabajadores y desde Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) explicaron que los componentes estuvieron “fuera del alcance de los pasajeros”.

En tanto, evalúan pedir un resarcimiento al Metro de Madrid, quien vendiera las formaciones en 2011, sin embargo; los trenes con amianto entre sus componentes estaban prohibidos, tanto en España como en Argentina, desde 2001.

Últimas Noticias

Arriba