Noticias Comunales

Construyendo comunidad barrial

El jueves 13 de junio a la tarde se llevó a cabo «La Noche de los Oficios» en el Centro de Formación N° 24 de la calle Morón y Artigas. Una noche especial, abierta a toda la comunidad y con la posibilidad de mostrar todo lo que se hace y se produce en los talleres de formación profesional que hay en la institución. 

Al llegar al lugar pudimos ver mucha gente afuera de la esquina de Morón y Artigas. Alumnos y alumnas de los cursos e integrantes del instituto educativo CFP N° 24 intercambiaron saberes de manera constante durante un par de horas.

Una noche de los oficios, cada vez más consolidada.

Hubo desde un plato de ravioles en una mesa y un comensal disfrutando de esta exquisitez elaborado por quienes participan del curso de “Gastronomía”. Más allá, un extensa cola para pedir alguna bebida o comida casera del buffet.

Las luces de colores del techo alumbraron al salón principal entre banderines que colgaban, dejando ver un poco más adelante los puestos de los talleres de “Artesanía”, entre ellos el de “Alfarería”.

Hacia el fondo, más colores.

Eran los bolsos exhibidos por el taller de “Diseño de Telas”. Al costado, una máquina de “Serigrafía” y una chica que tomaba una sopa de maní. Una caja con una luz apoyada sobre un pupitre sirvieron para practicar “Fotografía de Productos”.

En el medio, otro grupo de personas del taller de “Oficios de la Construcción” cruzaron opiniones alrededor de un bacha de baño y su instalación hogareña.

Arriba, los concurrentes deseosos de un cambio de look se pudieron cortar el pelo gracias a los estudiantes en formación del taller de “Peluquería”. Otros prefirieron hacerse unos “Masajes” y, de paso, los chicos y chicas del curso practicaron.

 

Entre música de fondo y un aire solidario en ebullición, conversamos con Sergio Lesbegueris, director de la institución educativa localizada en el barrio de Flores.

“Más allá de poner en común lo que se hace en los talleres, afianzamos a la escuela como parte del territorio de Flores y de la comunidad. Una cooperación que va creciendo cada vez más, que va compartiendo saberes. También vínculos y afectos que van armando una ingeniería e inteligencia colectiva. Estamos muy contentos porque la escuela crece, gana identidad barrial. Queremos continuar construyendo comunidad en el barrio”.

A un costado, quienes tienen de conocimientos de plomería explicaban cómo hacer una instalación hogareña.

Más tarde, hubo clases abiertas al público de “Electricidad”, un desfile, rifas y sonrisas por doquier, que se mezclaron en una energía especial, esa que cuesta describir con palabras y que se siente cada vez que uno entra y sale del CFP 24.

Últimas Noticias

Arriba