Noticias Comunales

Candidatos de Consenso Federal recorrieron Parque Chacabuco

Soledad Gibelli, Rodrigo Herrera Bravo, Daniela Gasparini y otros integrantes de la lista que postula a Matías Tombolini para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad visitaron instituciones emblemáticas del lugar y charlaron con sus autoridades y vecinos, que expresaron malestar por la crisis económica y por la falta de políticas sociales de los gobiernos nacional y porteño.

En el arranque de la campaña, los candidatos a legisladores porteños de Consenso Federal Soledad Gibelli, Rodrigo Herrera Bravo, Daniela Gasparini y Adolfo Buzzo Pipet recorrieron el barrio de Parque Chacabuco para charlar con los vecinos y escuchar sus preocupaciones.

Los acompañaron Fabián Lipovich, Jonathan Riolo y Alejandro Topalian, quienes se postulan para integrar la Junta de la Comuna 7. Todos forman parte de la boleta que lleva a Matías Tombolini como candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En la Feria de Artesanos y Manualistas de Parque Chacabuco, Gibelli se encontró con Mirta Castaño, la ex secretaria personal de Sandro, que tiene un puesto en el lugar. Entre anécdotas, la feriante expresó un problema que también remarcaron otros puesteros visitados: la gente va al parque a pasear pero, por la situación económica, son muy pocos los que compran algo. Otro feriante acotó que la inclusión en el sistema de Mercado Pago los ayuda un poco pero no les soluciona el problema de fondo: que venden poco y, cada vez, menos.

Los candidatos se acercaron luego al Club Telégrafo y Crisol Unidos (Saraza 953), donde fueron recibidos por miembros de la Comisión Directiva. Allí, Herrera Bravo –que  además de candidato a legislador es vecino de Parque Chacabuco– tomó nota de problemáticas que no solamente son propias de esta institución deportiva, sino que se repiten en casi todos los clubes de barrio: facturas impagables y exigencias de parte del Gobierno de la Ciudad que les resultan imposibles de cumplir.

A Telégrafo y Crisol Unidos –como al resto de los clubes de barrio– el gobierno nacional le quitó la tarifa social de los servicios públicos. Y a pesar de que el gobierno porteño se comprometió a devolver el 40 por ciento de las facturas, el reintegro no llega, o llega con 90 días de retraso y “devorado” por la inflación.

Pero este no es el único retraso que el GCBA mantiene con la institución deportiva: le debe un semestre por los servicios que presta recibiendo a los alumnos de una escuela primaria cercana.

En el Club Gimnasio Chacabuco  –al que los candidatos también fueron– las cosas no son mejores. Pese a que esta entidad, fundada el 28 de diciembre de 1928, cuenta con 1.400 socios, ningún miembro de la Junta Comunal se acercó jamás para conocer sus necesidades.

Y eso que el club tiene problemas: el Gobierno de la Ciudad le exige una serie de obligaciones vinculadas a la habilitación (que, paradójicamente, muchas veces no cumple en sus propias dependencias) pero, a la hora de otorgarle algún crédito, lo trata como insolvente. En definitiva: el Gimnasio Chacabuco recibe exigencias como si fuera una empresa, salvo a la hora de recibir algún beneficio.

“En campaña, parece que el lugar es seguro, porque lo piden para que venga Larreta a dar alguna charla. Pero cuando vienen los inspectores, ahí resulta que no lo es”, señaló un grupo de socios que también conversó con los candidatos en los pasillos de la institución ubicada en Miró 750, que celebra su aniversario el Día de los Inocentes.

Finalmente, los candidatos de Consenso Federal se dieron una vuelta por la feria itinerante y pudieron comprobar que, si bien las mismas representan una alternativa cómoda para los vecinos, sus precios distan de ser los más baratos del mercado.

Últimas Noticias

Arriba