Noticias Comunales

Un ayuda para Emma

Emma Isabella Escalante nació con una discapacidad. Se llama “hipoplasia del nervio óptico bilateral”. Para salir adelante con su vida requiere de un tratamiento especial y muy costoso. Actualmente su familia cuenta con la solidaridad de algunas personas y organizaciones.

La niña, al nacer además sufrió una parálisis cerebral infantil del grado 1. El tratamiento consta de una regeneración celular para recuperar su visión. El sistema público no lo cubre y solo se hace en el exterior. En total son 5 sesiones de 3.000 dólares de las cuales realizó 3, ésta última hace pocos días.

Emma tiene un poco más de una año de vida. La sigue luchando. Proviene de familia humilde, trabajadora y residente del Bajo Flores. A sus padres no les alcanza el dinero para asumir semejantes costos. Sin embargo, la solidaridad de algunas organizaciones barriales como “Flores Solidario” y de gente que ayudó y ayuda a recaudar la plata, han hecho posible que Emma pueda avanzar rápidamente como se lo merece.

Este medio estuvo conversando con Mónica Vega, la mamá de Emma quien nos comentó algunos detalles más del caso, el tratamiento, y la solidaridad. “Su enfermedad se gestó durante mi embarazo, no se desarrolló bien el nervio óptico. No es ciega, pero tiene un nivel muy bajo de visión. Fue un parto complicado. Pensaron (los médicos) que se iba a morir. La parálisis cerebral al ser de grado uno, no es dependiente total, puede hablar, se mueve. Con las sesiones estamos ayudando a que Emma pueda desarrollar el nervio óptico para recuperar la vista. La primera sesión fue en marzo, la segunda en junio, y la tercera hace unos días. Ella al principio no se sentaba, y ahora sí. Los neurólogos me habían dicho que iba a poder caminar recién a los tres años”, relató la madre de la niña.

También nos contó que el doctor que la atiende es ecuatoriano, se llama Iván Merchán Peñafiel, es especialista terapia celular regenerativa y cobra en dólares. La cuarta sesión sería en septiembre. “Nos fue muy difícil recaudar el dinero. Hay donantes, de varias partes del país, y organizaciones sociales del barrio. Gracias a la pensión que cobro por Emma voy juntando plata, vendo tortas”, agregó Vega.

“La gente no nos conoce y se solidariza, y ver los avances de Emma es emocionante. Al mediano plazo va a poder ver. Después de la primera sesión Emma intentó mirar, y hoy en día tiene más sensibilidad con las luces, eso es bueno. Quiere caminar con el andador”, expresó con alegría.

Su familia continúa necesitando de ayuda.

Si queres y podes ayudar, ingresa al Facebook donde está toda la información: Juntos por Emma Isabella

Últimas Noticias

Arriba