Noticias Porteñas

Por su valor histórico y cultural, declaran de utilidad pública a la Confitería del Molino

Confiteria del Molino, ubicada en Av. Rivadavia y Callao, frente al Congreso de la Nación.

Confitería del Molino, Rivadavia y Callao, frente al Congreso.

Con el objetivo de preservar la identidad, la memoria y la soberanía de algunos sitios emblemáticos de la ciudad, fue promulgada la expropiación de esta histórica confitería porteña. Será reinaugurada en 2016, en ocasión del Bicentenario de nuestra Independencia.

Ayer fue promulgada en la Cámara de Diputados la ley de expropiación de la histórica Confitería del Molino, ubicada en Rivadavia y Callao, frente al Congreso nacional.

“Recuperamos para todos los argentinos una parte de nuestra historia”, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, una vez sancionada la ley que busca preservar su valor histórico y cultural como símbolo de la identidad y la memoria porteña. El proyecto fue presentado por Samuel Cabanchik y contaba con media sanción desde 2012. Ayer finalmente se logró su aprobación definitiva, ya que todos los bloques políticos le dieron su visto bueno al proyecto.

“Lo que hicimos fue declarar a la Confitería del Molino de utilidad pública y sujeta a expropiación por su valor histórico y cultural. El Tribunal de Tasaciones de la Nación va a tasar el edificio y después será expropiado. El Poder Ejecutivo se lo transferirá al Congreso, que creará una Comisión Administradora formada por el presidente de ambas cámaras, además del presidente y el vicepresidente de la Comisión de Cultura y Educación”, precisó la diputada Mara Brawer.

Se estima que será reinaugurada en 2016, en ocasión del Bicentenario de la Independencia. Al momento, trascendieron algunos detalles de cómo funcionará la confitería, luego de su reapertura.

En la planta baja y el subsuelo habrá espacio para la atención al público. Se creará un museo sobre la historia del “Molino” y el Centro Cultural “De las Aspas” donde habrá un espacio para la exposición itinerante de artistas plásticos jóvenes, con el objetivo de preservar la puesta en valor del edificio ubicado frente al Congreso de la Nación.

“La decisión política del Poder Ejecutivo para recuperar el valor histórico de sitios como éste que hacen a la identidad, la memoria y la soberanía de la ciudad, a diferencia de lo que hace el gobierno porteño”, destacó Bower.

Cabe destacar que esta confitería fue inaugurada en 1916, aunque su historia data desde 1850. Por su emblemática ubicación funcionó como punto de encuentro de la bohemia porteña, así como también fue testigo de la historia política y parlamentaria del país, hasta que cerró en 1997.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba