Consejo Consultivo

Rechazo unánime a una consulta popular para decidir el nombre de la Comuna 7

El Plenario 51 del Consejo Consultivo, que tuvo lugar el Miércoles 9 de noviembre, tuvo un ingrediente extra que concentró la mayor atención de los vecinos. Ese mismo día se publicó en el Boletín Oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que la Junta Comunal decidió convocar a una consulta popular a vecinos y organizaciones sociales para decidir si la Comuna 7 toma el nombre de “Papa Francisco”. La Resolución Comunal N° 24613176 indica que la consulta se realizaría en el marco de las próximas elecciones legislativas del 2017.

consejo-consultivo-1Varias son las cuestiones que determinan la oposición de los vecinos. En primer lugar, la Resolución hace referencia a un acta, la N° 44, que no figura en ningún lado. El vecino Carlos Paz destacó que el procedimiento presenta irregularidades al no publicarse en forma transparente el acta donde se afirma que se va a hacer eso.

“Se está escondiendo información”, afirmo el vecino. De hecho, a la hora de esa reunión, las actas de la Junta Comunal publicadas en el Blog llegaban hasta la 43.

Los miembros del Consejo Consultivo aprovecharon la presencia del comunero Jerry Guanca para invitarlo a que aporte su visión de los hechos. “Hay cosas que no pasan por nosotros. Nadie firmó el acta 44”, aportó el comunero, refutando lo que afirma la Resolución: que la elección del nombre era producto de una decisión unánime de los integrantes de la Junta. Y los vecinos supusieron que lo ocurrido es producto de la decisión de una sola persona.

La información de esta maniobra fue enviada por un vecino participativo de la Comuna 9 que advierte el mismo tipo de procedimiento utilizado en esa Comuna.

La Comuna 9 es la primera que adoptó un nombre para identificarse “Lisandro de la Torre” en el marco de una consulta popular hecha junto con la primera vuelta electoral para elegir al jefe de gobierno porteño. Este mecanismo está avalado por la legislatura porteña que en el 2005, cuando se dividió la ciudad en unidades descentralizadas de gobierno, estableció que serían los vecinos quienes, mediante consulta popular, definirían los nombres.

Posteriormente, la denominación debía ser ratificada por el cuerpo parlamentario porteño.

En su momento, Eduardo Macchiavelli, que se desempeñaba como Secretario de Gestión Comunal porteño, no estuvo de acuerdo con el procedimiento utilizado, al igual que muchos vecinos de la Comuna: “Los nombres de las comunas deben surgir de la participación vecinal. Los vecinos deben evaluar una lista de propuestas durante un tiempo y la más votada, ser sometida a consulta popular. En la Comuna 9, la denominación fue impuesta por unos pocos comuneros y respaldada por pocos electores. Quisimos frenar el mecanismo, pero el Tribunal Superior de Justicia dio luz verde. Ojalá no sea así en las otras comunas”, se quejaba el funcionario.

El comunero Jerry Guanca ante los vecinos.

El comunero Jerry Guanca ante los vecinos.

En la Comuna 7, los vecinos creen que van por el mismo camino. La Comuna 9 está integrada por 3 barrios: Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda. “Sin perjuicio de que Lisandro de la Torre merece un reconocimiento histórico por su trayectoria y sus valores morales y políticos, ahí de lo que se prescindió es de la opinión de los vecinos de 2 barrios”, aclaró uno de los participantes del plenario.

Sin cuestionar el nombre del “Papa Francisco”, parece más identificado con el barrio de Flores, en detrimento del otro barrio que forma la Comuna: Parque Chacabuco.

 

Además, los vecinos señalaron que la juntista Claudia Mamone, que está designada como enlace entre la Junta Comunal y el Consejo Consultivo, había formulado el pedido para que el Consejo analizara el nombre de la Comuna, conjuntamente con otros aspectos simbólicos como la bandera y el escudo. “Y obviamente, lo que tenemos que hacer nosotros, es ponerlo en conocimiento de los vecinos y escuchar a los vecinos”, agregó uno de los ellos.

En relación a esto, un vecino participativo citó un artículo de Revista La Taba donde dice que una organización sin fines de lucro se encargó de preparar un proyecto para la definición del escudo de la Comuna 7.

Uno de los vecinos desató toda su bronca: “Otra irregularidad más en la relación entre dos organismos que constituyen la Comuna: el Consejo Consultivo y la Junta Comunal. Este es un espacio institucional esencial para la vida de la Comuna y debe ser respetado porque si no llenándose la boca con el tema de la descentralización administrativa pasa de largo el objetivo que proclama la Constitución que es el de establecer la democracia participativa”.

Los vecinos volvieron a dejar en claro que no están en contra del nombre, sino con el mecanismo utilizado que ningunea el espacio institucional del Consejo Consultivo. “Nos gustaría que nos consultaran y ser partícipe del proceso”, manifestaron a coro, dejando traslucir que su opinión no fue solicitada para la determinación del nombre, como expresa la Resolución.

Todos los presentes votaron y decidieron por unanimidad impugnar la Resolución de la Junta Comunal.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba