Noticias Regionales

Cadena perpetua para militares implicados en el Plan Cóndor

AFP PHOTO / FILIPPO MONTEFORTE

Así lo dispuso la justicia italiana al condenar a ocho ex militares sudamericanos por la desaparición de ciudadanos de ese país entre 1973 y 1978 en el marco del “Plan Cóndor”. Entre ellos están los ex presidentes Luis García Meza de Bolivia y Francisco Morales Bermúdez de Perú. También hubo absueltos y apelarán el fallo.

La presidenta de la III Corte Penal del Tribunal de Roma, Evelina Canale, leyó en el aula de la cárcel de Rebibbia la condena a cadena perpetua del uruguayo Juan Carlos Blanco, los chilenos Hernán Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, los bolivianos Luis García Meza y Luis Arce Gómez y los peruanos Francisco Morales Bermúdez, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figeroa.

En este juicio que culminó en Roma también hubo absueltos. Es por ello que los familiares presentes en la sala mostraron su descontento apenas leído el fallo y en medio de las lágrimas, especialmente de los familiares de uruguayos, aseguraron que apelarán el fallo. “Hay mucho dolor y bronca. El Estado uruguayo dio los pasos necesarios en este proceso, pero va a haber una apelación. Estamos defraudados por la decisión del Tribunal”, refirió tras la sentencia el vicepresidente uruguayo Raúl Sendic, que participó de la jornada final acompañado por la subsecretaria del gobierno italiano María Elena Boschi.

El “Plan Cóndor” fue el nombre de la operación de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur durante las décadas de 1970 y 1980, ideado por el dictador chileno Augusto Pinochet y con la participación en un inicio de los gobiernos de facto Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia, además de Perú y Ecuador en forma tardía.

El primer juicio por estos crímenes se había realizado en nuestro país y llegó a sentencia el 27 de mayo de 2016. En aquella ocasión, catorce ex jefes militares y de inteligencia argentinos y uno uruguayo fueron condenados a penas de entre 25 y 8 años de prisión por más de un centenar de privaciones ilegítimas de la libertad y otros delitos de lesa humanidad. Dos de las mayores condenas recayeron sobre el entonces jefe de la guarnición militar de Campo de Mayo, Santiago Omar Riveros, a 25 años, y el último dictador y entonces jefe de Institutos Militares, Reynaldo Bignone, a 20 años de prisión.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba