Consejo Consultivo

Entre preguntas y reclamos se realizó la reunión de seguridad de la comuna

En el Club Peñarol se llevó a cabo la reunión mensual de la Comisión de Seguridad. La misma contó con la presencia de Nelson Durisotti, asesor en el Ministerio de Justicia porteño.

El viernes pasado, el Club Peñarol ubicado en Zañartú 1547, recibió a los vecinos de Flores y Parque Chacabuco en lo que fue una nueva reunión de la Comisión de Seguridad comunal. En la misma, Nelson Durisotti, asesor en el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, contestó preguntas y reclamos de los asistentes.

Alrededor de cuarenta personas fueron parte de la reunión que comenzó pasadas las 19.15. Durisotti se presentó y aclaró que a partir de este año es obligación de los comisarios hacer reuniones mensuales los primeros jueves de cada mes con los vecinos y que el objetivo de la nueva policía es “abrir las comisarías”.

También explicó con respecto a la tarea del ministerio que “algunos resultados se ven, otros no” y que en los delitos en general “algunos índices han bajado, pero todavía son demasiado altos”.

Por otro lado, remarcó que uno de los problemas principales que tienen es que “recibimos una policía sin estadísticas”.

Ante los reclamos por diferentes delitos y por la falta de presencia policial, el asesor del ministerio amplió lo dicho en su presentación al expresar que “estamos tratando de revertir la situación” y que “tenemos que empezar a armar estadísticas para poder actuar eficientemente”. Por eso, desde el ministerio obtienen información a través de encuestas de victimización, denuncias policiales y las reuniones con vecinos, ya que buscan “constatar los problemas”.

Con respecto a la Comuna 7, Durisotti hizo hincapié en que “evidentemente, el problema tiene que ver con las jurisdicciones”, en relación a la cantidad de fuerzas involucradas en un mismo territorio y remarcó que “lo peor que se ha hecho es haberle cedido el territorio al narcotráfico como se le ha cedido” en años anteriores.

Además planteó que si bien el gobierno porteño controla a la Policía, en cambio, Gendarmería y Prefectura dependen directamente de la Nación, aunque insistió en que son fuerzas que “no están preparadas para el delito urbano” porque “no conocen las zonas”.

El objetivo a largo plazo es retirar a las fuerzas de seguridad nacionales y que esas zonas las vuelva a tener a cargo la Policía porteña. Sin embargo, aclaró que todas las fuerzas desplegadas en el territorio del antiguo “Cinturón Sur” pueden realizar detenciones y tomar denuncias.

“Hay una cultura en la policía de no querer tomar denuncias”, expresó con enojo, por lo que durante este año se va a implementar un nuevo sistema, en donde no intervendrán los policías, sino que las denuncias las tomará el personal civil.

En cuanto a las cámaras de seguridad, actualmente en la comuna funcionan 118. Durisotti comentó que este año se van a incorporar más y que el objetivo es llegar a tener entre 230 y 260 en funcionamiento. Al mismo tiempo, sostuvo que la resolución de la inseguridad es una “cuestión integral”.

Además, agregó que el mapa del delito de toda la ciudad se está terminando y que en base a su información se van a redistribuir los equipos técnicos y los recursos humanos y remarcó que “los resultados son muchos, lo que ocurre es que la inseguridad es enorme, sobre todo acá en Flores”.

Uno de los últimos temas que se trató fue el de la conformación de senderos escolares seguros, donde el asesor afirmó que en la ciudad un 80 por ciento de los colegios ya tienen en funcionamiento sus senderos.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba