Noticias Comunales

A 15 años del asesinato de Ezequiel Demonty en el Riachuelo

En su homenaje ayer realizaron un festival en Av. Riestra y Camilo Torres, Bajo Flores. Un ejercicio de memoria y conciencia para decirle “nunca más” al “gatillo fácil” en Argentina.

El domingo 24 fue un día esplendido, primaveral. Desde las tres de la tarde hubo lugar para el festejo y la memoria en la calles de la Villa 1-11-14 del Bajo Flores.

Allí concurrieron unas 200 personas entre vecinos, referentes políticos y diversas organizaciones sociales que acompañaron a la familia Demonty en el dolor de recordar la ausencia de Ezequiel. Pero con la consigna clara de ejercer la memoria y despertar la conciencia para que casos de “gatillo fácil” como éste no vuelvan a suceder más en nuestro país.

Estuvieron  presentes también los referentes porteños del espacio político Unidad Porteña: Paula Penacca, María Magdalena Tiesso, Javier Andrade y Lorena Pokoik, además de los candidatos Leandro Santoro y Victoria Montenegro.

Por el escenario fueron pasando “Clan Oculto”, “La Furia Norteña”, “Yhuan y Bryan”, “Los Madero rock” y las murgas “La Gloriosa de Boedo” y “Los Amados del Bajo Flores”.

La tarde fue avanzando entre el humo de los choripanes y los abrazos prolongados a la familia de Ezequiel. Tanto Dolly Sigampa, la mamá; como su hermano, Leonardo Demonty, agradecieron de una manera muy sentida a los presentes.

Hicieron mención, como era de esperar, a un reclamo que ya lleva casi dos meses y que es la exigencia de aparición con vida de Santiago Maldonado.

Leonardo Demonty, desde el escenario, se refirió a la violencia institucional en relación a lo que le pasó a su hermano, pero advirtió que violencia es “que la plata no te alcance, que no haya trabajo y las políticas de ajuste que está llevando adelante este gobierno”.

Hubo una sorpresa muy especial tanto para la familia como para la comunidad vecinal del Bajo Flores. Fue el saludo a través de un video de la candidata a senadora por Unidad Porteña en Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner.

En ese momento se desbordó la emoción en el festival.

El cierre fue a puro baile y ya cayendo el sol, llegó al escenario la banda de cumbia “Flor de Piedra“.

Este medio entrevistó a Leonardo Demonty y le consultó sobre la organización de este festival: “Llevamos trabajando un mes más o menos con el fin de concientizar a los vecinos acerca de qué se trata la lucha contra la violencia institucional. El homenaje a Ezequiel lo hicimos primero acá en Bajo Flores, después en Ciudad Oculta y ahora acá de nuevo.  Que la gente se movilice y recuerde a Ezequiel que es un caso emblemático, tuvimos justicia con una condena ejemplar, mostrando la unidad de la familia, la unidad de los vecinos y de los compañeros demostramos que es posible”.

En relación a la causa agregó: “Ahora hay uno de los policías que pueden pedir la prisión domiciliaria, ahí vamos a estar encima, no perseguirlos pero sí que la justicia haga lo que tenga que hacer, porque ellos eran policías, no fueron criminales comunes y sabían muy bien lo estaban haciendo. Hoy 3 están detenidos, y 6 de ellos fueron cumpliendo sus penas, que fueron menores”.

La Comuna 7: ¿Vos y tu familia de dónde sacan fuerzas para seguir luchando?

Ezequiel Demonty: La fuerza la tenemos porque Dios nos da todos los días cuando nos levantamos, y se acompaña, con los compañeros, con los vecinos, como te decía recién con la unidad. Cuando se mantiene viva la memoria también eso no da fuerza para seguir luchando.

LC7: ¿Por quiénes se sienten acompañados en este tiempo y por quiénes no?

ED: Acompañados nos sentimos principalmente por los vecinos siempre, tanto con los de Ciudad Oculta como los de Bajo Flores. Ellos nos entendieron, al nosotros ser evangélicos, tuvimos otra forma de pedir justicia, nos acompañaron. Nosotros creemos que asuntos internos de la policía actuó bien, entonces nosotros no podíamos salir contra toda la Federal. Los compañeros de “Unidos y Organizados” de la Comuna 7, la Iglesia Madre del Pueblo, la gente del ATAJO, son muchos los que nos acompañan.  Y no nos sentimos acompañados por este gobierno actual, no nos acompaña en nada, a nadie. Pido a este gobierno que nos integre más.

Leonardo se refirió también al cambio del nombre del puente Uriburu/Alsina por el actual Ezequiel Demonty. Dijo que fue una iniciativa de los alumnos de tercer año del EMET, la escuela a la concurría Ezequiel. Estaban en una clase de educación cívica y a través de un taller se les ocurrió de cambiarlo. Hablaron con diputados nacionales y se llevó a cabo el proyecto para que se apruebe en todas las cámaras hasta llegar a ser ley en el 2015. Hoy aparece en el GPS.

Quisimos saber cómo Leonardo y su familia recuerdan a Ezequiel y qué sueños le quedaron truncos: “Él quería tener una banda de rock, la que tenía se llamaba Jóvenes Extraños, él era artista, le gustaba tocar la guitarra, órgano, era músico, muy solidario. Trabajador, hacía changas de lo que podía, más en la época en la que estábamos viviendo de plena crisis, pero bueno se vivía como se podía. Era una persona muy cariñosa, siempre estaba dispuesto a ayudar al que menos tenía”.

Por último, el hermano de Ezequiel recordó qué es de la vida de los amigos que estaban en aquel momento cuando fueron detenidos. Esto nos contó: “Están mal, Claudio Maciel tenía 14 años y es un pibe que nunca pudo salir adelante. Él se dedicó a la delincuencia, veía un policía y lo quería asesinar, tiene problemas psiquiátricos. Y Julio Paz terminó muerto dentro de un auto. La familia nunca quiso decir nada pero fue una muerte muy dudosa, esto fue en el 2008”.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba