Noticias Comunales

Debate sobre política urbana en el sur

El viernes 13 se realizó un conversatorio donde los vecinos de Flores se acercaron a dialogar con el candidato a legislador Emiliano Bisaro y otros panelistas sobre el tema.

En la sede de Nuevo Encuentro, ubicada en Varela 1078, se llevó a cabo un conversatorio para discutir sobre los diez años de política urbana del oficialismo y para repensar estrategias para el sur de la ciudad.

Del mismo fueron parte Emiliano Bisaro, candidato a legislador por Unidad Porteña, Antolín Magallanes, ex vicepresidente de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo), Bárbara Witko y Ariel Palombi, miembros de Comunidad Buenos Aires y Manuela Aranda, del Frente Popular Venceremos de la Villa 20.

Bisaro reflexionó sobre la construcción política que realiza su espacio hoy en día en la ciudad. Expresó que “ojalá algún día podamos gobernar esta ciudad” y que “hay que sacarse esta idea de que siempre vamos a ser visitantes”.

Pero al mismo tiempo, fue autocrítico al manifestar que “generalmente repetimos las mismas formas de hacer política que veníamos haciendo. Nosotros como propuesta política venimos corriendo detrás del proyecto que tiene Larreta” y al decir que “tenemos que avanzar en una reformulación de nuestra forma de concebir la política. No tenemos un proyecto. Tenemos una crítica”.

El sociólogo y coordinador de la Fundación Germán Abdala criticó las reformas “cosméticas” y el negocio inmobiliario que realiza el oficialismo en la ciudad y definió como objetivo tratar problemáticas propias de la ciudad. “Queremos transformar realidades. Ellos promueven la desigualdad, la fractura social. Por ejemplo, cada vez se genera más cantidad de departamentos pero la cantidad de propietarios nunca crece”, explicó al cierre de su exposición.

Pero la charla había comenzado pasadas las 20 ante la presencia de unas cuarenta personas. Palombi fue el que dio las palabras introductorias, en las que planteó que “tenemos que tener una propuesta de ciudad distinta y un programa propio”.

Por otro lado, criticó al Gobierno de la Ciudad ya que “se ocupan de lo más visible”, en relación a las obras que realiza el Ministerio de Espacio Público, como en parques y plazas.

A su vez, el sociólogo explicó que otra de las características del gobierno porteño es el desarrollo del negocio inmobiliario. “Desarrollar (los barrios) para ellos es que crezca el precio del suelo y que sean lugares desarrollables urbanísticamente en su modelo”, aclaró y luego definió al “Estado como facilitador de negocios del sector privado”.

Además, señaló que estos procesos “han expulsado a mucha gente” y que “cuando el Estado invierte en un sector, si no cobra ningún tipo de contribución por mejoras al privado, lo que está haciendo es transfiriéndole plata”. Y finalizó remarcando que hay que hacer “un proyecto de ciudad inclusivo, no desigual, nacional y popular pero con la gente adentro”.

A continuación, Aranda declaró que “adentro de la villa no se está haciendo nada, solamente se está tapando” y agregó que “la reurbanización de Lugano no se está haciendo. Vivo ahí y lo veo y lo siento y lo sufro”.

Aclaró que en la zona hay problemas de presión del agua y de falta de luz y que sigue habiendo problemas con los chicos con plomo en sangre. “Ellos mienten y mienten mucho y juegan mucho con nuestra salud”, resaltó.

También, se quejó por la falta de insumos en los hospitales y salas de la zona y la falta de escuelas y reclamó que solo avanzan las obras para los Juegos Olímpicos de la Juventud del año que viene pero no en el barrio.

Witko, por su parte, habló sobre la construcción de legitimidad necesaria para el espacio político al que pertenece. Explicó la necesidad de tener un anclaje territorial y que “la desarticulación de nuestro entramado villero, durante estos años, también es articulación del suyo propio (en referencia al PRO)”.

En su breve exposición, dio detalles sobre la importancia de reconstruir el tejido territorial de su partido en la zona sur de la ciudad.

El cierre de la charla fue realizado por Magallanes, quien planteó que a nivel nacional “hay una restauración no sólo conservadora, sino también de valores que tienen que ver con una idea de conformar una ciudad centralista, una ciudad unitaria y una ciudad con preeminencia sobre el resto del país”.

Remarcó como fundamental pensar la zona sur de manera articulada con el Gran Buenos Aires y sostuvo que “el beneficio que ha tenido la ciudad lo ha tenido por las políticas que tuvo Nación, no por las políticas que tuvo la Ciudad de Buenos Aires”.

Magallanes también consideró como necesario pensar al Riachuelo como “un área de integración” y “como un lugar de desarrollo del espacio público” y concluyó estableciendo como el dilema porteño el saber si “ese río, ese Riachuelo va a ser un eje de integración o va a ser una fosa del palacio que va a impedir que avance la provincia sobre la ciudad”.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba