Noticias Comunales

Recolocaron una Baldosa por la Memoria

Está en Bacacay 2215 de Flores y es en homenaje a Liliana Griffin, Patricia Claría y Mario Alfredo Frías, militantes populares detenidos desaparecidos en el año 1977. El acto fue organizado por la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia de Flores, Floresta y Caballito y tuvo numerosa participación vecinal.

Ayer los vecinos que integran la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia de Flores, Floresta y Caballito recolocaron una baldosa en homenaje a Liliana Griffin, Patricia Claría y Mario Alfredo Frías, tres jóvenes que en abril de 1977 fueron ejecutados por la dictadura cívico militar en el departamento 6º “A” del edificio de Bacacay 2215, del barrio de Flores.

Esta baldosa fue recolocada para conmemorar la vida y lucha de estos militantes populares quienes fueron víctimas del terrorismo al “resistirse a su detención”.

La baldosa fue por primera vez colocada en noviembre de 2013, para “que sea una vela encendida que mantenga presente sus ideales y lucha”, según destacaron los integrantes de la comisión que llevó adelante la iniciativa.

Liliana, Patricia y Mario “fueron eliminados, borrados, desaparecidos, con la esperanza vana de desintegrar sus ideas, su lucha, su sed de cambio, sus ansias de un mundo distinto. Hoy reaparecen a través de una simple baldosa, de un pedazo de cemento colorido que se manifiesta ante la vista de los transeúntes, que llama su atención, que activa la memoria”, expresaron los integrantes de la comisión.

Las baldosas por la memoria constituyen una marca en el barrio, dan cuenta de su historia. En este caso, recuerdan la vida de estos jóvenes asesinados en Flores y su compromiso político.

Cabe destacar, que la iniciativa para colocar baldosas en la ciudad surgió a partir de la organización Barrios por Memoria y Justicia, integrada por distintas comisiones de grupos vecinales de derechos humanos, que desde 2005 se agrupan en diferentes barrios porteños.

En primera instancia realizaron un trabajo de investigación para relevar los barrios donde vivieron, estudiaron, trabajaron, militaron o donde fueron secuestrados los detenidos desaparecidos. Y en 2006 comenzaron con los homenajes de “Baldosas por la Memoria”.

“La idea surgió en el barrio de Almagro y de modo colectivo. Empezamos colocando los plotters donde luego se instalarían las baldosas. Al principio cuando se hacían los huecos para ponerlas, no se tenían en claro bien las medidas, entonces colocábamos piedritas alrededor de la placa, porque en general sobraba lugar. Entonces, surgió la idea de agregarle vidrios de colores a las placas. Nuestro propósito era recordarlos vivos y el color es la vida”, relató la artista, Marisa Munczek, de Barrios por la Memoria y la Justicia Almagro.  

“Luego ofrecí a confeccionar los vidrios de colores para las baldosas en barrios por la memoria. Mi intervención tenía más que ver con el agregado de color y de arte” -detalló- para volver a darle entidad a los nombres que en ellas se inscriben, reconstruir sus historias de vida y evitar el olvido.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba