Noticias Comunales

“La contención de los vecinos está presente desde el primer día”

A un año del crimen de Pascual Mollo al intentar evitar un robo en Flores, este medio conversó con su hija Luciana acerca del estado de la causa y la reunión que hicieron en el barrio para recordarlo.

Hace poco más de un año, la noche del 10 de diciembre de 2016, Pascual Mollo era herido de un balazo debajo de la axila cuando intentaba evitar que delincuentes entraran a su casa durante el festejo de un cumpleaños sobre la calle Rivera Indarte al 500.

Luego era trasladado y fallecía en la clínica privada Santa Isabel, luego de una atención del SAME considerada deficiente por los familiares.

Semanas después ocurría el crimen de Brian Aguinaco y todo Flores se levantaba contra la Comisaría 38º en un reclamo multitudinario que provocó cambios dentro de las fuerzas de seguridad locales.

Luciana Mollo, su hija, en diálogo con “La Comuna 7”, cuenta lo que pasó a lo largo de este año.

La Comuna 7: ¿Cuál es el estado de la causa?

Luciana Mollo: La causa actualmente está en manos de la jueza Karina Zucconi. La fiscal (Cristina Caamaño) trabajó muy bien según nuestro criterio durante el año. Pudo recoger varias pruebas que dieron con la banda del hecho. Está detenido el autor material (Hugo Leandro Chrusciel) por otras causas, por otros secuestros extorsivos que tuvieron lugar más que nada en Pilar o en Campana. La banda de Fuerte Apache del Monoblock 19 se hacían llamar. Están detenidos por otras causas. La jueza tiene que tomar una resolución: si procesa realmente y con prisión preventiva a este delincuente o no.

LC7: ¿Cómo encuentran al delincuente?

LM: El casquillo que se recoge el día de lo de mi papá coincide con el que toman de un secuestro extorsivo. El detenido se llama Hugo Leandro Chrusciel. Lo que tiene que resolver la jueza ahora es si se agrava su pena por este hecho (el del caso Mollo) o no. Si le da lugar a las pruebas que le da la fiscal. Hubo un testigo protegido también que ya le tomaron la testimonial y dijo que sí, que había estado en el hecho y que lo había escuchado, que Chrusciel había sido el que había disparado en el delito de Flores en donde abordaron a papá en ese momento. La jueza tiene que resolver si le agrava la condena a esta persona por el hecho de papá, tiene que decir: “Sí, estas pruebas nos dan fe de que este hombre fue el que asesinó a Pascual Mollo, que esta fue la banda, que esta fue la persona porque tenía el arma”.

LC7: ¿Qué sucedió con los médicos del SAME?

LM: La parte más compleja con la que no se ha avanzado mucho en relación a lo otro es el tema de los médicos, de la médica del SAME, los médicos de la Clínica Santa Isabel. A todos ellos la fiscal Cristina Caamaño pidió que se los llame a indagatoria. Está en manos de la jueza tomarles las indagatorias y resolver el caso, decirnos qué resuelve desde la justicia. El médico forense pidió declarar en la causa y declara que si hubiera sido bien atendido lo salvaban. Murió por una hemorragia interna, estuvo tres horas haciendo paros cardíacos y con una hemorragia interna que nunca le abrieron, nunca llegó un cirujano. Desde el primer momento, la médica del SAME desestima el hecho, dice que no es un código rojo, que no es un herido de bala. No lo revisa, no se agacha ni para preguntarle. Los de Acudir tampoco pueden identificar que es un herido de bala. El Hospital Piñero hubiera sido la mejor opción en ese momento para mi entender. Estamos en manos de la jueza que tome la indagatoria a esas personas que para mí tienen prácticamente la responsabilidad de la muerte y moralmente quizás hasta más responsabilidad porque son los profesionales que nos deben cuidar. Lo mismo con todo el tema de las cámaras de seguridad y la policía. En ese momento te ponés a dar vuelta de todo lo que podrían haber estado haciendo para cuidarnos y que no se hizo.

LC7: ¿La Comisaría 38° se mantuvo cerca de ustedes durante todo este tiempo?

LM: Al principio sí. Nosotros teníamos un contacto directo con la brigada que era la que pedía las cintas de las cámaras de seguridad. Del Gobierno de la Ciudad cámaras que hayan requisado no hubo absolutamente ninguna. Algunas estaban con desperfectos técnicos, la otra que tenía que estar en la esquina estaba corrida apuntando a Silkey. A otra la tapaba el micro escolar parado en la puerta de un colegio privado. Podés hablar de lo que sea si te ponés a buscar las responsabilidades que hay en el medio. Puntualmente, la causa está enfocada lógicamente en el autor material. Y después está el tema de los médicos, la médica del SAME, María Quaglia, que es la que todavía no ha sido indagada y que debe seguir trabajando lo más bien y a cargo de ambulancias, a cargo de vidas, que es lo que a la familia le hace bastante ruido. Y esperemos que por lo menos haya una justicia que a uno le deje tranquilo terrenamente.

LC7: ¿Cómo fue la reunión con los vecinos a un año del hecho?

LM: Nosotros con los vecinos nos reunimos el domingo (10 de diciembre) para recordarlo. Ellos lo tienen en sus cabecitas porque era un vecino muy querido y el hecho tuvo mucha repercusión y generó conmoción en el barrio. Todos sintieron que podía ser cualquiera Pascual Mollo. Así que tuvimos una linda reunión. Éramos unos cuantos vecinos reunidos. Vino el párroco de la Parroquia Santa Francisca Javier, Cabrini, a hacer una oración y después nos quedamos charlando para ver como seguía la situación en el barrio, si la policía realmente seguía con la presencia que había tenido los primeros días después de que el caso se hiciera tan conocido. Bueno no, todo volvió a la normalidad. Hubo promesas pero en la realidad no se palpa, en el día a día, por lo menos en el barrio siguen sucediendo hechos, pasa de todo. Yo sé que cuento con los vecinos, cuento con esa cantidad de gente que se acercó porque realmente estaba tocada por el caso, por la seguridad del barrio. La contención de los vecinos está desde el primer día.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba