Noticias Comunales

Artistas expusieron por primera vez en Parque Chacabuco

Santiago Costa, Carlos González Besnard y Santiago Fernández García son tres de los artistas que expusieron sus obras en el taller de Horacio D’Alessandro en Cachimayo 1320.

Santiago Costa, Carlos González Besnard y Santiago Fernández García son tres artistas que concurren al espacio de Silvina y Horacio D’Alessandro en Cachimayo 1320.

Durante octubre y noviembre tuvieron la oportunidad de exponer sus obras por primera vez y charlaron con nosotros contándonos de qué se trató esa muestra y sus sentimientos alrededor de ello.

La Comuna 7: ¿En qué consistieron sus obras?
Carlos González Besnard: La mía fue dibujo, no es figurativo, es líneas sobre líneas y la totalidad conforma una abstracción a la que le doy un marco.

Santiago Costa: El mío es parecido al de él pero con colores. Tiene movimiento y se mezclan los colores.

Santiago Fernández García: En realidad, no sé bien en qué consistió. Fue un proceso que recién ahora empiezo a ver de qué trata. Algunos son como órganos en tensión. Muchos han surgido de no querer hacer lo que venía haciendo. De una tensión corporal incluso. Algunos surgen de un trabajo minucioso que venía haciendo hace años y que me quemaba. Son una explosión básicamente. Y es la antípoda de lo que venía haciendo. Antes hacía un conjunto de formas muy chicas que formaban grandes masas. Tienen una historia personal y surge de una necesidad de llevar el dibujo al cuerpo. Yo lo siento como órganos que se van uniendo, pequeños sistemas.

LC7: Los 3 convivieron en la muestra en el taller de Horacio, ¿sus obras se encuentran en algún punto o sienten que van por caminos separados?
SFG: Para mi tienen muchos puntos en común, si bien buscan otras cosas porque tenemos un fantasma diferente atrás. Tienen esa forma obsesiva de encarar la cosa. Constantemente estamos buscando algo a través de un pequeño trazo pero se trata de un insistir: Santi con su necesidad del gráfico color o como Carlos que va formando núcleos.

CGB: La repetición es un factor común en los 3 y funciona como sistema. Encontrás algo y repetís, repetís, repetís y después logras alguna forma. Pero date cuenta que las cosas son por repetición. Después, cada uno llega a distintos lugares basados en una obsesión por el trazo que no sabemos cuándo termina. Y creo que algo común a los 3 es que no hay un plan previo, no sabemos dónde va a terminar. Empezás por una rayita y después de muchos puntos ya no sabes bien donde estás.

LC7: ¿Qué sintieron en la exposición sus obras?
CGB: Si, si bien el resultado final es producto de Silvina y Horacio, uno aporto su punto de vista. Es muy lindo porque siento que es lo mío. No aspiro a otra cosa que a lo que se vio en la muestra.

SFG: Fundamentalmente, tener la decisión de cómo ordenar la obra fue algo importante para mí. Y pasan cosas al ver la obra colgada porque te separas de la obra, vos ya no la tenes en tu poder. No soy yo con la obra, es la gente con la obra.

LC7: ¿Cómo es su camino para llegar a este punto en el que están exponiendo?
SC: Yo empecé acá en el taller de Horacio hace 4 años. Siempre me gustó mucho trabajar con lápiz como material predilecto, a veces se me dio por la pintura. En todo este tiempo, percibo un crecimiento y un cambio.

CGB: Vine acá hace dos años y vengo de la nada (risas). Vine acá a hacer dibujitos y con el tiempo lo que yo hacía, que no le daba una entidad, Horacio me hace valorar algo a lo que yo no le daba trascendencia. Si bien me gustaba, no le daba peso propio. Y Horacio me empezó a organizar más que nada. Si vos me preguntas qué hizo en mi obra, todo el dibujo es de Horacio. Pero no porque el me haya enseñado a dibujar sino porque él me alentó a que yo haga determinado tipo de cosas, y el producto es tanto de él como mío. Si bien el dibujo es 100% mío tiene mucho que ver con él porque de lo contrario no hubiese llegado a eso.

SFG: Comencé desde muy chico en el Instituto Vocacional de Arte. Y con esa formación, a los 16 años llegué al taller de Horacio donde empecé a querer ir por el camino del dibujo figurativo. Me fue conduciendo más por donde yo sabía que venía pero que me estaba negando constantemente. A partir de los 18 años ingresé al Profesorado Superior Manuel Belgrano de artes visuales y ahora estoy terminando mi carrera. Pero esto lo tomo como una “salvación” en el sentido de que hay un adoctrinamiento muy fuerte en la carrera. Es muy difícil tener un punto de referencia por fuera de ese micromundo. El amor a la materia que me contagio Horacio lo aprendí acá.

LC7: ¿Cómo conviven con la libertad de hacer que les da Horacio para que realicen sus obras?
CGB: No sé si podría desarrollarme en otro lugar, por lo que escucho de vivencias en otros tipos de talleres, porque yo no quiero aprender a dibujar. No vine a aprender a dibujar, vine a expresarme, a decir lo mío y viene de la nada. Esa libertad convive con el resultado final del dibujo, siendo que en otro lado me parece que no podría llegar a hacer eso de que te pongan un vaso y que lo dibujes. No quiero hacer eso.

SFG: Perseguir algo implica una obsesión y un estar ahí constante que convive con esa libertad que te da Horacio.

Comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Arriba