Noticias Comunales

Se viene el Corso de Culpina

En la previa del corso, el sábado pasado hubo actividades de difusión por parte del equipo de organización. La fiesta será el 12 de febrero y estarán los “Amados de Bajo Flores.

Bajo un sol radiante y desde las 11 de la mañana, el Corso de Culpina y sus integrantes organizadores estuvieron en la esquina de Eva Perón y Culpina realizando una actividad de difusión para el festejo de carnaval que se aproxima. Hicieron una pintada sobre una persiana de un local, una radio abierta y un ensayo de la misma forma con la Murga “Amados de Bajo Flores”. Mientras, parte de los presentes se movió con volantes en la esquina de Perón y Varela y otros se quedaron pintando y armando la radio.

En pleno baile y música murguera, conversamos con Sebastián, director del “Centro Murga Amados de Bajo Flores”. Al consultarle sobre la historia esto nos comentó: “Nacimos en el Bajo Flores, ya hace un año, el 7 de Enero del año pasado. Nos juntamos un grupo de amigos para hacer un grupo de murga dentro del barrio, ya había otra murga, pero queríamos hacer otro espacio más. Porque veíamos que nos gustaba y queríamos hacerlo”.

Ganas y corazón

“Teníamos unos bombos, decidimos ir a la plaza un día, fuimos y empezamos a tocar. Estamos en el campito, que se le dice en el barrio, en Camilo Torres y Riestra. Ahí ensayamos los martes y sábados a las 19hs. durante el verano, y en el invierno los hacemos desde las 16hs. Fuimos creciendo de a poco, y hoy es algo hermoso para todos nosotros. Desde el primer día, la murga es algo que nos gusta y que queremos hacer para siempre. La gente se fue sumando de a poquito y fuimos escribiendo una historia junto a todos los chicos que hoy están participando”.

Un espacio de contención

“Hoy, tenemos más chicas que chicos, pero es importante que venga el que quiera. También les damos una especie de contención a los chicos, porque el barrio es complicado. Hay chicas por ejemplo que tienen por ahí a la madre o al padre preso y están solas, a la deriva. Y este es un lugar donde ellas vienen a descargar sus broncas, a volver a ser niños también, porque tienen otras realidades. Nosotros tratamos de interesarnos humanamente más allá del hecho que si venís o no venís. De que si tenés el traje o no lo tenés. Nos interesa que ellos vengan y tengan su espacio de niñez también. Una vecina se ofreció a traer la merienda, y los chicos cada ensayo pueden merendar”.

Otros valores

“Queremos también que se lleven algunos valores, el hecho de la responsabilidad, del compañerismo, del respeto, de la humildad. Cosas que no están vistas en nuestro barrio para un grupo de gente. Queremos que el que no es del barrio conozca que hay otras realidades. Estamos en formación todavía, estamos hace un año, y tenemos un sueño, que es entrar al circuito de carnavales”.

Amor y más amor

“Tenemos mucho amor por el espacio, todo lo que hacemos lo hacemos con amor. Y nos vamos conociendo y redescubriendo. Por el momento hacemos todo a pulmón. Comúnmente, entre los adultos que somos, ponemos dinero de nuestros sueldos. Nosotros no cobramos un peso, y tampoco le pedimos plata a la gente. A veces hacemos choripaneadas, parrilladas, alguna feria del plato, cosas para que la gente pueda aportar desde su lugar. Nos autogestionamos como podemos”.

Por último, cuando le preguntamos a Sebastían qué ayuda necesitaban para llevar a adelante la murga, luego de pensar unos segundos la respuesta,  insistió: “Necesitamos amor y gente que tenga ganas de participar”.

Después de mucho trabajo, en este año que comienza para la murga, se generaron muchas oportunidades que no las esperaban. Por ejemplo fueron invitaciones a participar a diferentes Corsos, entre ellos, el “Corso de Culpina de Flores”,  el de los “Príncipes de la Boca”, “Los graciosos de Mataderos”, “Espíritus cascabeleros de Lanús”, y los “Girosos de Pompeya”.

Si quieren conocer más este espacio pueden encontrarlos en Facebook como “Amados del Bajo Flores”.

Últimas Noticias

Arriba